Nuevos Valores

114
Nuevos Valores - Tango21.info

Argentina produce constantemente nuevos talentos dedicados a la música de tango. Instituciones como la EMPA (Escuela de Música Popular de Avellaneda) son fundamentales para el desarrollo de nuevos talentos, aunque los viejos bodegones siguen siendo escuelas informales en las que los cantores curten su voz. A veces es muy difícil estar al tanto de los nuevos “valores” del tango. Esta nota se propone remediarlo.


Y aunque la selección es un poco caprichosa, refleja también la variedad de artistas que se vuelcan al género.


Lola Rosa

Lola Rosa es guitarrista y sorprendentemente joven. Apenas pasa los 25 años y genera admiración entre sus colegas. Integra el trío La Conurbana, que toca junto a Marisa Vázquez (una cantoras y compositoras pioneras del actual movimiento feminista en el tango), pero además acompaña a muchos otros cantantes en bares, boliches y bodegones, y participa de Baldío Tango y el Dúo Carmín.


En persona, Rosa no habla mucho (al menos al comienzo), pero en cuanto tiene la guitarra cerca su sonrisa da paso a una expresión de alineamiento espiritual con su instrumento y los dedos se van solitos a las cuerdas. Ahí su guitarra tiene barro, pero también fluye como agua de río limpio. Además, Lola lleva la sección “Sentimiento guitarrero” en la radio digital La morada del tango nuevo. Ahí entrevista a sus colegas, muchos de ellos experimentados maestros de la de seis cuerdas.

Tomi Lago

“-Pibe, ¿cómo te llamás?
-Tomi
-No, no podés. Si cantás tango no podés llamarte ‘Tomi’”


Palabras más, palabras menos, eso le espetaron a Lago una noche, en uno de esos tantos bares tangueros en los que se fue curtiendo, a medida que se metía en el mundo del tango. Y aunque el 2×4 siempre le rondó cerca, se enganchó realmente en París. En la Argentina creció escuchando a Charly García, a Luis Alberto Spinetta. Quizás por eso, y por su pinta, de ropa apretada y horas de gimnasio, no parece tanguero. Pero en 2023, con apenas 33 años, lanzó El consorcio, su primer disco (y en un sello multinacional, como Sony), con clásicos y tangos de autoría propia (junto a Joaquín Plada y Mariano Napoli), y el disco es réquete tanguero, de punta a punta, sin por eso resignar su identidad rockera: hay versiones de la yunta Mores/Calamaro y de Fito Páez. Un auténtico tanguero, aunque se llame Tomi.

MarSeco

¿Estudiar circo, malabares, acrobacias, sólo para hacer un disco de tango? Así de lejos está dispuesta a llegar MarSeco, que apenas tiene 28 años y su flamante disco Chimitango –que grabó en un sello ultraindependiente en la Patagonia argentina– es un tour de force por los límites del género. La artista estudió comedia musical y musicoterapia, entre otras cosas, y concibe su producción no sólo como un disco a grabar, sino como una experiencia escénica integral. Anticipó algo en el festival Tanguedá’ –organizado por El Gauche–, y sus composiciones van por esos caminos. Puede tanto homenajear a un bar histórico como el Varela Varelita como hablar de la vida de un gato (y más, en uan metáfora muy potente) en “Fa que suave” o ponerse filosófica a lo Zygmunt Baumann en “Amor gaseoso”. En su disco confirma el vínculo que las músicas urbanas como el trap o el hip hop pueden tener con el tango, pero se ancla en este último para construir su mensaje y su música.

Delfina Cheb

De rostro lánguido y voz vibrante, Delfina Cheb es una artista con bastante difusión por fuera del circuito tanguero, pero que participa poco de la movida local. Vivió muchos años en Boston, Estados Unidos, se formó en la Berklee College of Musica y pasó por el New England Conservatory. Sus discos llevan el selo del consagrado productor Javier Limón. Con 27 años acumula ya bastante experiencia y dos discos: Doce milongas de amor y un tango desesperado (2020) y Buenos Aires (2022), con el que finalmente se instaló en Buenos Aires. Aunque no suele dar el presente en los festivales argentinos y la mayoría de su producción está ligada a los clásicos del género, es una voz para tener en cuenta y esperar que, con el tiempo, esas composiciones cuyos embriones comparte en Instagram crezcan hasta convertirse en un disco que termine de manifestar su voz propia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí