De Tandas y las Cortinas

222

 En flora y fauna que hacen al ecosistema del ambiente milonguero encontramos diferentes personajes. Así como hay un tema llamado “Milonguero viejo”, el personaje que nos convoca hoy podría llamarse “newmilonguero”. Sintéticamente, podemos encontrar dos tipos de milongueros nuevos, uno es aquel que defiende de forma acérrima aquellas costumbres que él cree hacen a la “tradición milonguera”, como por ejemplo: las tandas y cortinas”. Y la otra cara de la moneda, son los newmilongueros “rupturistas”, los cuales van a los lugares donde publicitan milongas que no tienen tandas ni cortinas como un gesto de ruptura. A continuación, veremos si realmente las tandas y cortinas tienen relación con la tradición o no, y si es un gesto rupturista no usarlas. 

Una tanda es un conjunto de tangos, milongas o valses, generalmente agrupados de a cuatro temas de la misma orquesta, con un separador musical que puede ser de otro género, llamado: cortina. A lo largo de la milonga las parejas bailan diversas orquestas agrupadas en “tandas” y separadas por una “cortina” musical. Para el newmilonguero ortodoxo acérrimo, una milonga sin tandas de 4 temas de la misma orquesta y sin cortinas, no es milonga. 

¿Cómo nacen las tandas y cortinas? 

El conceptos tandas y cortinas no está ligado al origen de tango, en este sentido no podemos hablar de tradición de origen. Muy por el contrario, las tandas y cortinas nacen en la etapa de ocaso del tango, hacia mediados de 1950, cuando baja exponencialmente la cantidad de orquestas. Tengamos presente dos referencias temporales, cuando hablamos de origen del tango estamos hablando de la segunda mitad del siglo XIX, digamos una progresión que se inicia a partir de 1850- 60. La segunda referencia, es la llamada década de oro del tango, la famosa década de 1940. Entonces, decimos que el nacimiento de las tandas se encuentra a un siglo aproximadamente de iniciado el proceso de origen del tango, y post etapa de oro, sin duda se cuadra durante la etapa de decadencia del género. En ese momento los clubes de barrio tienen que acudir a poner música en discos, según algunas recopilaciones, al comienzo se dejaban discos enteros para bailar. Más tarde, se seleccionan “los mejores temas” grabados de cada agrupación en secciones de 3, 4 o 5 temas, y a partir de ahí nace la idea de tanda y anexada a esta la cortina. 

Tengamos presente que la década de oro, era la década de esplendor de las orquestas en vivo en las milongas. La orquesta tocaba alrededor de 30 a 40 minutos aproximadamente, o sea que no cumplía una idea de tanda como la conocemos en la actualidad, sino que se bailaba de corrido la misma agrupación durante ese periodo de tiempo. Luego, Argentina vivió etapas de dictaduras militares, conjuntamente con el aluvión de otros ritmos foráneos, en esta etapa el tango deja de bailarse masivamente. Hacia mediados de 1980 nace la etapa de resurgimiento, el tango vuelve a florecer en las pistas. Pero en ese momento, por supuesto no existía la dinámica de milongas y orquestas como en el 40, es así que se ponen grabaciones en casetes con tandas y cortinas.  

En síntesis, las tandas y cortinas no tienen relación con la tradición de origen del tango, ni estuvieron presentes en la década de oro. Surge en la etapa de ocaso y se consolida en la etapa de resurgimiento (80-90). Ahora los newmilongueros conservadores acérrimos de las tandas y cortinas, pueden saber que lo que defienden no está relacionado ni con la tradición de origen ni con la etapa dorada del tango, sino que es una consecuencia mucho más actual. Y newmilongueros “rupturistas”, ahora pueden saber que no hay ruptura en no poner tandas y cortinas, sino que están mucho más cercanos a la tradición de origen y década dorada. Todo es según como se lo miré, a veces las caras de una misma moneda se confunden en el tiempo ¡Qué viva el tango! con o sin tandas… y hasta la próxima milonga.

Hugo Mastrolorenzo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí