La Misteriosa, clásica y moderna

183
Orquesta Tipica Misteriosa Buenos Aires
Orquesta Típica Misteriosa Buenos Aires. Foto: Yael Smulewicz

La Orquesta Típica Misteriosa Buenos Aires es una de las más representativas del circuito porteño e internacional del tango milonguero. Pero mientras otras agrupaciones similares recorren las pistas emulando a las orquestas de la edad de oro del tango, la Misteriosa también ofrece composiciones de su director, el pianista Javier Arias. Con más de 10 años de trayectoria, la orquesta tiene un balance cuidado entre clásismo y modernidad, entre la necesidad de poner a la gente a bailar y la de proponer sonidos nuevos. En la estética recuerdan el glamour de los años ’50 de Hollywood, pero en la música son una orquesta genuinamente popular.

Javier Arias - Misteriosa Buenos Aires
Javier Arias

La Misteriosa nació en 2008, cuando la anterior formación de su director, la típica “Fervor de Buenos Aires”, atravesaba una fuerte crisis interna. En cinco años de trayectoria, Fervor había girado por América Latina y Europa y tenía un disco. También organizaba una milonga y a veces tocaban varias veces a la semana. “Era demasiada autogestión, por un lado, y por otro en ese momento sentía que me estaban frenando todas mis propuestas, todo lo que quería hacer”, recuerda. Con Fervor fracturado, Arias decidió separarla y construir una orquesta nueva, casi desde cero. “Pensé en una orquesta donde pudiera llevar a cabo esas ideas que en Fervor no me dejaban”, plantea.

Si Fervor era una orquesta típicamente disarliana –un concepto con el cual aún se asocia a su director–, lo cierto es que la Misteriosa pronto incorporó otras influencias: experimentaron con una “milonga latina” con acordeón y percusión, se cruzaron con el rock (ahí están las bellísimas versiones de “Seguir viviendo sin tu amor” y “Tema de Pototo”, de Luis Alberto Spinetta”) y Arias pudo presentar sus propias composiciones. Algunas, como “E.G.B.” o “Pinap”, entre otras, ya son infaltables de su repertorio y en las milongas sus seguidores las piden tanto como sus versiones de clásicos.

“Pero a veces lo que uno quiere proponer no es todo musical, para mí también era importante la imagen del grupo, su identidad, cómo se armaba un show”, explica el pianista. “Al que conduce un proyecto hay que dejarlo probar, y en la Misteriosa era gente que confiaba en lo que yo proponía”.

Entre esas búsquedas estéticas, cuenta, apareció la figura de Eliana Sosa. La primera cantante del conjunto fue Marisol Martínez (quien luego se convirtió en la primera estrella de la Romántica Milonguera), pero pronto apareció Sosa y dio en la tecla con lo que buscaba el director. “Quería emular una cuestión de época y actual, y quería sí o sí una cantante femenina, algo que luego tomaron otras orquestas”, considera Arias. “Antes tampoco se pensaba tanto el vestuario o la propuesta de lo escénico”, puntualiza.


En lo musical, Arias sabe que pertenece a una generación copada con el estilo de Osvaldo Pugliese. “Pero a mí no me interesaba tanto, era menos melódica, y decidí continuar el estilo de Di Sarli, aunque con el tiempo dejé pasar más otras influencias de cómo sentía yo el tango”, explica. “Uno tiene que armar un estilo que continúe, pero no que imite”, plantea. A su repertorio incorporó elementos de Troilo y Pontier, entre otros. “Me gusta lo que propuso Pontier con (Julio) Sosa, que es el último cantor de típica donde hubo un trabajo entre el arreglo musical y lo vocal –reflexiona–, algo de eso se veía en la Fernández Fierro con el Chino (Laborde)”.

Orquesta Típica Misteriosa Buenos Aires
Foto: Yael Szmulewicz

“Creo que con el tiempo se fue armando algo que es como una pulsión, que es ya una onda de misteriosa y no es tan Di Sarli”, concluye. “Pienso que los grupos son algo más allá de las notas. Crean una energía que se propone, una cuestión de pulso, de un caminar, si quisiéramos hacer puro Di Sarli, no nos saldría porque tiene una expresión muy señorial, y nosotros no vivimos así”, profundiza. “Hay conceptos que perduran: la melodía en primer plano, el uso de los bandoneones, pero si es necesario o me pide el arreglo romper con eso, lo rompo”.


En la Misteriosa, hacer bailar es tan importante como presentar algo nuevo. “En mi caso, poder componer te da una propuesta. Voy a llevar esto a las pistas, sé que voy a tocar y la gente estará bailando. ¿Qué le puedo proponer? ¿Qué me gustaría transmitir de mi sentimiento y expresión? Y verlos bailando, con algún giro melódico distinto, alguna armonía que sé que no es igual al 40. Eso me parece interesante. Proponer algo que yo sé que es de mi época y que a quien está bailando lo atraviese algo que no es sólo una evocación”, plantea. “Si uno va a componer, tiene que proponer algo que sienta diferente. Y diferente no tiene que ser vanguardia, pero sí honesto”.


Discografía

  • El sonido de Di Sarli vol​.​1 (2019)
  • Hoy Misteriosa (2018)
  • Tu lado acústico (2015)
  • Una noche en la milonga (2013)
  • De salón (2010)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí