ELECTROTANGO – búsqueda y resignificación del tango en tiempos actuales

291
Fran Borra
Fran Borra, Organizador 1. Festival Electrotango y Director de Tangorra Orquesta Atipica

Entrevista Fran Borra.
Director Orquesta Tangorra Atípica y Organizador del 1° Festival Electrotango Buenos Aires

Tango21: Fran, ¿qué es el electrotango? Cómo lo caracterizas y adónde ves las principales diferencias con el tango tradicional?

Fran Borra:  Creo que el tango en general ha tenido diferentes evoluciones, por eso se ha permitido llegar a éste punto. En muchas milongas – en Europa – bailan tango con música que no es necesariamente tango. Una diferenciación ’bruta’ se haría entre el tango para bailar y el tango para escuchar. 

El tango electrónico surgió al principio del siglo XXI con la movida de Bajo Fondo, Gotan, Otros Aires, Tanghetto, NarcoTango, entre otros. La gran diferencia con respecto al tango tradicional viene en el lado del ritmo y el uso de la tecnología: lo que reemplaza al contrabajo y al piano del tango tradicional. El electrotango, en sus inicios los reemplaza con la rítmica de compases de batería y con algunos sintetizadores, haciendo esa misma base. 

El tango, hasta el 2000 había entrado en olvido, en Argentina por lo menos, durante lo que fue la década de los 90, una década muy disruptiva para la cultura Argentina. Cuando se entra a perder, para fines de la década del 80/90, el tango entra en la Argentina como en una especie de siesta. El nuevo tango de Piazzolla, Salgán: ellos no pensaban en el baile, ellos estaban pensando en una música académica  que involucraba el tango y que hacía referencia a la sonoridad urbana en la que ellos vivían. Cuando vuelve el tango, ingresa de una forma un tanto pecheando a la cultura, porque nos abrimos al mundo. El gran mérito q tuvieron en ese momento: ponen de vuelta al bailarín como sujeto fundamental de la música, y en ese sentido hubo un abuso no un buen uso de lógicas más electrónicas que tangueras en ese primer momento. La síncopa, el marcato a tierra del dos por cuatro del tango tradicional quedó muy camuflado en esas primeras ideas del tango electrónico.

Con el correr del tiempo, creo yo, con los nuevos proyectos que fueron modelando desde los 15 años para aquí, sí, hay una recuperación de la forma del tango para hacerla jugar en esta cuestión, no tanto en cuatro por cuatro sino en dos por cuatro. Me parece que ahí se produce una primera distancia entre lo que fue ese tango electrónico desde hace 5 años en adelante hacia aquí. Me refiero a orquestas como la Electrocutango, la de Volco-Ginoli que tiene diferentes tipos de proyectos, la nuestra con los propios que hacemos con Tangorra…

Tango21: ¿Cómo ves tu último disco „Soltar“ en este contexto?

Fran Borra:  “Soltar” puntualmente tiene como principal meta, volver a traer el tango y en la misma construcción, ir pensando cual puede ser la modulación electrónica. No son dos cosas que van por separado: se unen en un programa que uno lo va haciendo jugar en relación a qué es lo que necesita la canción. En nuestro caso el tango es de dónde partimos, pero su renovación y su nueva resignificación a los tiempos actuales es la búsqueda que tenemos. 

Me parece que ésta discusión entre el tango tradicional y el tango electrónico de pronto hace bien a la gente. ¿Cuál es la crítica principal que hace un tanguero tradicional al electrotango? Es que ellos sienten que el alma del tango queda diluida entre las sonoridades contemporáneas que presenta el electrotango. Vivimos en un mundo actual donde el sonido urbano es éste, no lo podemos dejar de lado. Así como el momento de los años 20 a 40, Pugliese y Troilo incorporaron las sonoridades de un Buenos Aires que despertaba al tiempo actual. 

No ver eso sería como desperdiciar una riqueza sonora que está en el ambiente y que es nuestra y que le es propia al Buenos Aires actual, un tango que es multifacético y que ya no le pertenece solo a Buenos Aires. Hoy día, el tango es finlandés, el tango es alemán, es chino, japonés. Entonces yo celebro éstos puntos nuevos de producción de tango. Quizás algunos necesiten más desarrollo que otros, algunos tengan mejores interpretaciones que otros, pero esto es como una gran huerta que hay que ir cultivando para generar nuevos brotes para los chicos.
Hoy en día, también eso es una característica muy particular: la movida tanguera en Buenos Aires es muy fuerte entre las personas de 25 a 50 años. Es interesante ver como en Buenos Aires se observa todo un circuito nuevo de tango. Son jóvenes quienes están y sienten la necesidad de expresar esa cultura. 

Tango21: ¿Cuál es la necesidad para crear un festival electrotango en Buenos Aires?

Fran Borra:  Creo en la necesidad de un festival electrotango en Buenos Aires. Hablo de Buenos Aires, porque no sé lo que está pasando en Córdoba u otra ciudad en éste sentido. Nosotros en Buenos Aires vemos que faltan espacios para la danza y la música, para que se interrelacionen y desarrollen en un mismo espacio. Eso es la necesidad que tiene el festival y por eso convocamos a determinados maestros que tienen un perfil en donde el baile sí, necesariamente involucre la escucha musical. Nosotros notamos que quizás en otros tipos de milonga, las clases apunten más a un movimiento pensado con cierta estructura, en lo que se hacen figuras con relación a esa música, pero sin posibilidades de improvisación. El electrotango en cambio, abre la puerta para que se filtren ideas, puertas hacia la danza contemporánea, el contactango, el hiphop.

Key visual del Primer Festival Electro Tango Buenos Aires

Tango21: ¿El hiphop?

Fran Borra:  En Buenos Aires ha habido una movida muy fuerte del trap tango, con gente que se involucra desde la producción vocal, y performatico  desde el lado del baile hiphop. Los amigues de TangoFreestyle que estarán en el Festival son grandes referentes. Creo que son un poco todas esas nuevas tribus urbanas que van surgiendo y nosotros todavía no tenemos un nicho para ofrecerle a la gente. 

Durante 2018/2019 yo organicé la Neolonga en Buenos Aires, que fue un lindo lugar, la única práctica para ofrecer una música alternativa del tango, donde poníamos orquestas del tango nuevo, de electrotango en el espacio y abrir ese tipo de danza nueva para el baile. Lamentablemente la pandemia cortó ese desarrollo. 

Esa es la necesidad primaria del festival: volver a darle a la gente un espacio en donde pueda haber al mismo tiempo una banda de electrotango y un espacio para poder experimentar con diferentes miradas sobre la danza.

La otra cuestión muy destacable que surge de la necesidad de un festival viene de los artistas. Es un resultado de la pandemia, es el hecho que nos hallamos reunidos en la Argentina en siete corrientes del tango, cada una con sus características, te enumero: nuevas tendencias del tango, orquestas milongueras, cantores de tango, orquestas tradicionales, electrotango Argentina y me faltan dos más. Es el resultado de esa asociación entre los músicos realmente novedosa que acá nunca se había dado. 

Tango21: ¿Es una organización con estatuto legal?

Fran Borra:  No es una sindicalización, no es un sindicato, es la necesidad propia de unir energías, unir fuerzas y éste resultado es un poco el coletazo de dos años de trabajo en los que hemos venido charlando con referentes, fundadores, con Max de Tanghetto, Miguel di Génova de Otros Aires, Carlos Libedinsky de Narcotango, quienes un poco vimos ésta necesidad de plantear las diferentes corrientes y estéticas del tango del momento. El electrotango tiene su razón de ser que no comparte ni con las nuevas tendencias ni con las orquestas milongueras. Tiene una autoridad e identidad propia que se diferencia y logra generar su propio microclima. Éste festival está dando ese paso lógico de todo eso lo que fuimos trabajando y creo que la va a hacer muy bien a la Argentina, a Buenos Aires y a ésta movida; porque nuestra intención es mantener éste festival a lo largo de los años, ir perfeccionándolo. Éste es el primero.

Tango21: Recientemente tuve una charla con Carlos Libendinsky, hemos hablado del festival y de que hay un proceso para establecer una asociación electrotango. ¿Eso es realidad?

Fran Borra:  Sí. Es un colectivo de artistas en el que participamos alrededor de diez bandas a modo de voluntad propia. Nos establecemos una carta orgánica en la cual aclaramos los principios y las diferencias que nos hace tener un peso propio y que tiene que ver con el uso de la tecnología en el desarrollo del tango. Creo que esa es la característica que nos une, es como involucramos la tecnología en el desarrollo del tango y es al mismo tiempo la parte más resistida desde un tanguero tradicional que es mas purista. Si bien una vez que han liberado ciertos permisos, perdió un poco de fuerza inicial, éste colectivo dejó las bases sentadas para tener éste festival. 

Del colectivo de artistas participamos seis o siete bandas y las que no han podido participar tendrán ocasión en las próximas ediciones. Invitamos al pianista Juan Pablo Gallardo, que es un director de orquesta tradicional. Él ha trabajado con Daniel Melingo, director de la Orquesta típica Merlingo y es una persona que uno vincularía netamente con el tango tradicional. Es muy novedoso que una persona como él participe. Me parece que los músicos tenemos que impulsar esta cuestión de expandir el límite. El tanguero tradicional, el milonguero tiene ciertas pautas para bailar las canciones y cuando uno intenta salir de esa lógica, aparece la improvisación y el espacio a nuevas expresiones. Lo veo como un movimiento de parte de los músicos, en asociarnos, en el intentar de pensar ésto como el resultado de una labor colectiva. Hay una armonía muy interesante en éste trabajo que estamos haciendo. 

Tango21: ¿La asociacion electrotango, tiene un nombre?

Fran Borra:  Colectivo Electro Tango Argentino EAR. Participamos como una de las siete estéticas en la “Asociación de intérpretes y compositores del tango” – ACIT. La ACIT sí tiene un carácter formal de asociación civil.

Tango21: Grandes partes de los milongueros no están familiarizados con el tango nuevo y el electrotango, ¿Cómo podrían crearse incentivos?

Fran Borra: Como todos los procesos, ésto lleva su tiempo. Ya hoy día, en las milongas se generaron grandes cambios. El tango refleja una idiosincrasia del tiempo en que se vive. Los años veinte del siglo pasado representaban la era de los inmigrantes, el tango de hoy necesariamente refleja lo que nos pasa. Argentina es un país de grandes problemas sociales que no van a presentar soluciones inmediatas. Va a requerir todo un proceso, el de reconocer las ideas del otro y de aceptarlas realmente, no solo de manera discursiva. Eso afecta el proceso del tango también. 

Creo que el festival de electrotango invita a escuchar ésta sonoridad que tenemos hoy y que le dimos el espacio. Yo soy un devoto del maestro Pugliese, pero hay que generar nuevo material para que se siga alimentando la industria cultural argentina y mundial del tango. Ese es el desafío que desde el festival lo planteamos. No sé si nosotros somos los que podemos llevar adelante ésta empresa, pero nosotros abrimos un espacio para que la gente lo exprese y no es menor ya.

Tango21: Gracias por ésta conversación.

Transcripción: Dr. Stela Popescu-Böttger

INFO: Festival Electrotango Buenos Aires Argentina
4,5 y 6 Febrero 2022
Galpon B.
Cochabamba 2536
Buenos Aires (CABA)
Organiszan: Fer Bietti, Fran Borra y Lia Martinez
Instagram: @festivalelectrotango.bsas
Facebook: https://www.facebook.com/FestivalElectrotangoBsAs

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí