1° Festival Electrotango Buenos Aires – Reunión Tribal

101
Fer Bietti (iz), Fran Borra y Lia Martinez organizaban el Festival_(Foto Stela y Geert Böttger)

Llegó a principios de febrero el 1° Festival Electrotango de Buenos Aires. Tres noches apasionantes, a veces mágicas brindaron un evento sobresaliente que presentó al tango electrónico como estética propia dentro de las categorías del tango. Hay que destacar que el electrotango se define a través del uso de sistemas de sonido electrónicos a la par de los instrumentos clásicos.

Tocaron músicos establecidos y de envergadura como de Otros Aires ‚Tanghetto, Narcotango, Tangorra, Cachivache, San Telmo Lounge, pero a su vez se escucharon voces nuevas como por ejemplo las de Lili Gardés o Kaia Za San. Los conciertos en vivo se alternaron con música elegida por DJs internacionales, como Andrés Valenzuela (ARG), Alison Bradley (USA), Ezequiel Sanucci (ARG/NL) y Mona Isabell (DE), conocida por su Milonga en Berlín, la Tangoloft. Las tardes del festival comenzaban durante éstos tres días con diversos talleres de baile, por ejemplo de Hugo Mastrolorenzo y Agustina Vignau, Contactango, Biotango, Tango exótico. En su mayoría, éstos cursos exploraban los límites del baile tradicional buscando refrescar los cánones históricos.

Tanghetto
Tanghetto al Festival (Foto: S.+G.Böttger)

La excelente colaboración dentro del grupo de oganizadores, Fran Borra – muy bien interrelacionado con los músicos del electrotango, Lía Martínez – su hogar es el baile,  Fer Bietti – el mastermind de las milongas no tradicionales, hizo que con el enorme apoyo del grupo Electrotango Argentino (EAR), el festival se realizara como un gran encuentro familiar del género. Los artistas no pudieron calcular con una remuneración fija porque el evento tuvo que realizarse en gran parte sin fondos a planificar.

Según los organizadores acudieron más de 750 participantes; en el Galpón B en la calle Cochabamba se realizaron los conciertos, mientras que el Multiespacio Pasco  fue reservado para una parte de los talleres de baile y resultó espacio chico en algunas ocasiones frente a la multitud de participantes que esperaban tomar clase.

Fuerza creativa

El espíritu que reinaba durante éstos tres días oscilaba entre eufórico y eléctrico. Las tres noches encontraban sus apógeos con las presentaciones de Narcotango, Tanghetto y Otros Aires. Tocaron piezas famosas como Otra Luna (Narcotango), Los Vino (Otros Aires) o bien adaptaciones de clásicos como Bahía Blanca (Tanghetto). La fuerza creativa se mostró más que nada en la gran cantidad de composiciones propias que se presentaron en éste evento. Muchos surgieron en los últimos dos años. La pandemia llevó a un alto grado de productividad en compositores y letristas.

Narcotango (Foto: S.+G.Böttger)

Mis favoritos músicales personales fueron:

  • Tanghetto, que desde hace 19 años producen contínuamente composiciones nuevas y fueron nominados en 2021 tanto para el Latin Grammy con Tanghetto plays Piazzolla como también para el Premio Gardel con el albúm Reinventango.
  • Tangorra, el grupo del co-organizador Fran Borra que tocó piezas del impresionante albúm actuál Soltar.
  • Lilí Gardés, que con su último albúm Acostumbrarse No Es Bueno se acercó al estilo electrotángo y se perfiló en éste género como cantante. En su actuación en vivo fue la única que prescindió de elementos del tango-show.
  • Kaia Za San, afirmado en la cultura del pop con su trap eléctrónico enajenado, fusionado con elementos del tango.


Bailable en todo el sentido

Una de las grandes dudas con relación al tango del siglo XXI es: ¿Y cómo se baila ésto? El festival demostró que el electrotango puede muy bien bailarse. Los DJ no tuvieron problemas en invitar a bailarinas y bailarines a la pista. Algunas presentaciones en vivo fueron acompañadas por bailes en el escenario: los grupos mismos trajeron bailarinas y bailarines propios. Para los organizadores del festival fue parte de su ´credo´ unir a la música del electrotango con el baile.

Los códigos típicos de la milonga tradicional fueron omitidos. “Hemos visto”, dice Fer Bietti, “que muchos de los bailarines no vienen del ambiente de tango. ¡Eso nos gusta, obtenemos nuevos fans!” Los estilos de baile se prestaban a muchas variaciones y eran en general bailados de forma más abierta comparados con el estilo milonguero tradicional – sin embargo el mismo también estuvo presente en gran número. El cambio de roles, parejas femeninas y masculinas, giros con abrazos unidos tanto como abiertos ¡todo se veía a la par! Se nota que el electrotango atrae a gente que no solo quiere bailar tango sino vivir una abertura y multiplicidad. Era obvia la amabilidad y tolerancia en la pista – aún para gente que embistaba o desconocía las reglas y el baile.

Tango en escena – distinto..

Muy interesantes resultaron las presentaciones de baile en cada noche del festival. Fue una constante el deseo de no presentar “el bello baile”, como es costumbre en éstas ocasiones.  Lia Martínez presentó su tango exótico como baile acrobático y también erótico en la barra. Hugo Mastrolorenzo y Agustina Vignau – premiados repetidas veces en eventos mundiales – mostraron ésta vuelta un video-collage con diversas situaciones vitales y universales, comentándolas a través de su baile, no en el escenario sino en medio del público: la prisa de nuestro estilo de vida, barrios bombardeados, sequía, escuela, senectud, represión – quizás demasiado para entender todo bien. Importante era, no obstante el mensaje que el baile en escena necesita tener también una acepción social y política y no solo excelencia estética.

Agustina Vignau y Hugo Mastrolorenzo al 1° Festival Electrotango (Foto: S.+G.Böttger)

El 1° Festival Electrotango se presentó cosmopolita e innovador. Puso un pie en la puerta del tango futuro abarcando las diversas dimensiones de la música y el baile. Más que nada y ante todo posicionó al electrotango como estilo propio dentro del género.

El ambiente afín ansiaba éste evento. Desde hace 20 años, así nos contó Carlos Libedinsky, un festival de éste tipo estaba en las miras para poder presentar y hacer visibles las posibilidades creativas de éste mundo particular del tango. Durante la pandemia, los grupos se acercaron en cuánto a la organización y para poder alcanzar la atención pública en diversos niveles. En un primer momento, el electrotango corría peligro de quedar atrás.

„Tuvimos que hacer algo“, nos dijo Max Masri, director de Tanghetto y uno de los líderes del movimiento. “El electrotango fue uno de los motores que participó en la regeneración del tango y sigue desarollándose hasta hoy día. Hemos traído un estilo de música totalmente nuevo y moderno.” Como consecuencia, el grupo Electrotango Argentino fue fundado como parte del ACIT (Asociación de Creadores e Intérpretes de Tango) e AFFT inició el festival que acabamos de presenciar.

El 2° Festival Electrotango Buenos Aires está planeado para febrero/marzo del 2023.
———-

La nota original esta publicada en Tangodanza 2/2022. «Familientreffen der Szene – 1. Festival Electrotango Buenos Aires» (www.tangodanza.de) Traducción por Stela Popescu-Böttger

Ver tambien la nota de Andrés Valenzuela «Balance 1° Festival Electrotango – Presente y Futuro
https://tango21.info/tango-presente-futuro/?lang=es

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí